Cargando...

 

LA FAMILIA DEL CLARINETE

La definición más común del clarinete postula que es un instrumento aerófono de lengüeta batiente simple. Esta definición es correcta pero insuficiente: observando brevemente la foto, resulta evidente que al hablar del clarinete nos estamos refiriendo a una familia de instrumentos de viento de variados tamaños y formas, fabricados con materiales diversos. Todos ellos son clarinetes porque tienen factores en común que así lo determinan.

Dichos factores son:

1. Un tubo cilíndrico con numerosos orificios que produce sonido cuando se sopla el generador colocado en uno de sus extremos.

Cuando el ejecutante tapa o destapa los orificios, está modificando la longitud del tubo para producir los diferentes tonos, de acuerdo con el simple principio acústico de que cuanto más largo es el tubo, más grave es el sonido y cuanto más corto, más agudo. En realidad no es un fenómeno tan simple, pero es el principio básico.
 

2. Un generador de vibraciones, consistente en una boquilla con una lengüeta batiente simple unida a la misma por medio de una abrazadera. La lengüeta también es llamada caña por el material con que habitualmente se la fabrica.

Boquilla Lengüeta Abrazadera
El instrumento más representativo de la familia es el clarinete soprano en Si bemol o en La.

Es un tubo de unos 67 cm. de largo y 3 cm. de diámetro con una campana en su extremo inferior. Su interior es una cámara cilíndrica cuyo diámetro suele variar, según marcas y modelos, desde poco más de 14 mm. hasta algo más de 15 mm. La forma cilíndrica de la cámara es un factor determinante en la formación del sonido y de la extensión del clarinete.

Se utilizan diversos tipos de materiales en la construcción de clarinetes. En el caso del clarinete soprano, el más usado (y el mejor, por su influencia en la calidad del timbre) es la madera. Las maderas más utilizadas en la fabricación de clarinetes son el ébano, la granadilla, el cocobolo y el palo rosa.

Es evidente el gran número de llaves metálicas:
En todos los instrumentos de la familia de las maderas, las llaves constituyen un sistema mecánico cuyo objetivo es actuar como extensión de los dedos, permitiéndoles tapar o destapar orificios que, por su ubicación o tamaño, están fuera de su alcance directo y no se adecuan a la posición, forma y/o tamaño de las manos:
 
Las almohadillas ubicadas en el extremo de cada llave, que están en contacto con su orificio correspondiente, tienen como función taparlo herméticamente.
Comúnmente llamadas "zapatillas", estas almohadillas están hechas de cartón, fieltro o corcho y suelen estar revestidas con cuero muy fino, "baudruche" (pleura vacuna debidamente procesada) o fibras sintéticas como por ejemplo el gore-tex.
 
Las llaves están montadas sobre resortes. La función principal de los resortes es mantener las llaves en su posición de reposo, que puede ser abierta o cerrada:
 
Las llaves deben ser un mecanismo silencioso, para no interferir con el discurso musical. Esto se consigue mediante la correcta tensión de los resortes y la aplicación de amortiguadores (de corcho y fieltro generalmente) en cada superficie metálica que está en contacto con otra similar o con el cuerpo del instrumento:
 

Actualmente hay dos sistemas de llaves principales: el francés y el alemán. Se diferencian no solamente en el diseño y ubicación de las llaves sino también en las proporciones internas y externas (cámara, campana, etc.), las cuales les dan sus características sonoras diferenciadas.

El sistema francés es usado por la gran mayoría de los clarinetistas. El sistema alemán, como su nombre lo indica, tiene su origen en Alemania; se usa allí, en Austria y también, parcialmente, en otros países del centro y norte de Europa.

Pero esta distribución geográfica se está volviendo obsoleta: en nuestra época hay una verdadera globalización artística y hoy en día es posible encontrar instrumentistas que usan uno u otro sistema sólo por razones musicales, independientemente del lugar donde se desempeñan.

Sistema francés Sistema alemán
Aunque en términos científicos ambos tipos de clarinete son idénticos, las sutiles diferencias entre ellos son precisamente las que han generado distintas escuelas de ejecución.

 


ACUSTICA

 

El sonido

No es el clarinete en sí mismo que suena, sino la columna de aire que encierra en su interior. En todos los instrumentos de viento, siempre es necesaria una fuente externa de vibración que la ponga en movimiento:

1. los labios del ejecutante en los instrumentos de la familia de los metales;
2. el choque del aire contra el borde de un orificio en el caso de la flauta;
3. la vibración de una lengüeta, que puede ser doble (oboe, fagot) o simple (clarinete, saxofón).

Toda lengüeta es una válvula. Como tal, se abre y se cierra, cortando y restableciendo el suministro de aire al interior del instrumento. En términos mecánicos también es un resorte que, accionado por el paso del aire sobre su superficie, se cierra instantáneamente, abriéndose inmediatamente después en un ciclo de movimiento que se repite muchas veces por segundo.

Esta acción provee a la columna de aire de una rapidísima serie de impulsos que contienen los elementos básicos del sonido. La velocidad de estos impulsos varía de acuerdo a la forma y proporciones del tubo en el que la lengüeta está colocada.

La lengüeta de clarinete en sí misma es silenciosa y debe ser colocada en una cámara de resonancia (la boquilla) para formar con ésta el generador propiamente dicho. Y por ser un resorte, debe ser montada para que el aire la ponga en movimiento. Esto se logra con presión de embocadura, es decir, presión del labio inferior ejercida contra la lengüeta en un punto cercano al extremo libre de la boquilla:
 

Las ondas en el clarinete

La acústica establece que el sonido más grave o fundamental de un tubo depende no sólo de su capacidad, sino también de su forma. Cuanto más grande es la cavidad más grave es el sonido, pero cavidades de forma diferente les dan formas diferentes a las ondas generadas en su interior, y el clarinete presenta una cavidad cilíndrica cerrada en un extremo por la lengüeta. Esto le da las características de un tubo cerrado como los utilizados en los órganos. La principal de estas características es que el sonido fundamental es mucho más grave de lo que cabría esperar en un tubo comparativamente corto.

En los instrumentos de viento, los impulsos que constituyen la base de las vibraciones se forman por la compresión de las moléculas de la columna de aire, seguida inmediatamente por una descompresión. Estos impulsos recorren el tubo, emergiendo uno tras otro por su extremo abierto, pero "rebotando" allí contra la atmósfera exterior, que los envía en sentido opuesto como onda de resistencia o de reacción. Esta onda de reacción es el reverso exacto de la onda original: las compresiones se tornan descompresiones y viceversa:

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Fuente: http://www.phys.unsw.edu.au/jw/clarinetacoustics.html
Teóricamente, los "rebotes" correspondientes al extremo abierto deberían producirse exactamente en dicho punto, pero en la práctica parte de la energía escapa, de manera que el aire más allá del extremo abierto está en vibración hasta cierta distancia y debe ser considerado como una parte del tubo. Este fenómeno, entre otros, motiva la existencia de la campana, que gracias a su forma de embudo invertido ayuda a irradiar dicha energía en forma controlable por el ejecutante.
 

Armónicos impares

El comportamiento de las ondas en el clarinete le da una importante ventaja: su acústica de tubo cilíndrico cerrado produce un registro muy extenso. El clarinete puede producir un Do central con unos 30 cm. de tubo. Una flauta, por ejemplo, necesita el doble de esta longitud para producir la misma nota, siendo que el clarinete es prácticamente del mismo largo.

La cámara del clarinete también causa desventajas. La más notable es que, al producir un sonido tan grave con un tubo relativamente corto, la escala que lo sigue consiste en subdivisiones también pequeñas y por lo tanto críticas en el cálculo y construcción de los orificios por los que salen: los parciales superiores están a mucho mayor distancia de sus fundamentales y en consecuencia son más difíciles de controlar que en los otros instrumentos de la familia de las maderas.

Para entender este fenómeno hay que examinar brevemente la disposición de los parciales en el sonido.

Si tocamos una nota en cualquier instrumento y la escuchamos atentamente durante unos segundos, otras notas agudas comienzan a hacerse audibles, tonalmente relacionadas en su mayoría y otras no: son los armónicos. Esto ocurre en mayor o menor medida en cualquier sonido musical; si lo escuchamos con atención, lo que oímos es toda una serie (cuya relación de intervalos es la misma en cualquier sonido) que suele denominarse espectro armónico:

Escuchar:

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Los armónicos están presentes en todos los sonidos musicales, pero en distintas proporciones según el instrumento del que se trate. Por ser un tubo cilíndrico cerrado, en el clarinete predominan casi exclusivamente los armónicos impares:

Escuchar:

Esta particularidad es la causa principal tanto de su timbre característico como de sus problemas de afinación, como veremos más adelante.

 
 

Registros agudo y sobreagudo

Como referencia para lo que sigue, establezcamos la numeración específica del registro del clarinete, distribuido en octavas:

Los parciales que componen los registros agudo y sobreagudo del clarinete se obtienen con la ayuda del portavoz y muchos de ellos (octavas 3 y 4) levantando también el índice izquierdo a modo de segundo portavoz. Estas operaciones producen dos saltos sucesivos sobre cada fundamental: una duodécima y una sexta respectivamente.

Las duodécimas son relativamente afinadas, pero las sextas no: varían no solamente de acuerdo al sector del tubo utilizado sino también de un clarinete a otro.

Varias de las sextas no son necesarias ni utilizadas habitualmente. Es a partir del segundo armónico del La 1 (Do sostenido 3 ) que aparecen los sobreagudos que pueden producirse con una justeza razonable. Lo mismo sucede con el Re 3 y el Mi 4 (armónicos de Si bemol1 y Do1 respectivamente), pero en algunos instrumentos son bajos y requieren el uso de la llave 4. El Fa 4 (armónico de Re bemol 1) es más estable, pero tiende a ser bajo en los instrumentos de cámara chica y alto en los de cámara grande. En muchos instrumentos un buen Fa 4 puede obtenerse como armónico del Re 1. Algo similar ocurre con el armónico del Mi bemol 1 , que debería ser un Sol 4 pero en la práctica resulta ser un Fa sostenido 4 muy alto y del Mi 2, que debería ser un Sol sostenido 4 pero resulta ser un Sol natural 4, afinado en los instrumentos de cámara grande y bajo en los de cámara chica.

De lo expuesto hasta aquí podemos llegar a dos conclusiones:

1. Las duodécimas (el registro agudo) requieren ya de bastante control por parte del ejecutante para hacerlas musicalmente viables.

2. En el sobreagudo no hay, fuera de algunos puntos de referencia, reglas fijas a seguir. En este registro los clarinetistas debemos desarrollar los recursos necesarios para superar los defectos inherentes a la acústica de nuestro instrumento.

 

Un registro problemático

Hay una parte del registro del clarinete que requiere especial atención. Los clarinetistas solemos llamarlo "registro de garganta" y está compuesto por:

Los orificios que producen estas notas están en la sección más corta y menos resonante del tubo, lo que genera un problema que, si bien no es insoluble, aqueja a la mayoría de los clarinetistas: la llave 12 actúa como portavoz y también debe producir el único Si bemol 2 disponible.

La doble función de la llave 12 causa dos problemas serios:

  1. el Si bemol 2 tiene una sonoridad hueca e inconsistente que necesita digitaciones de resonancia para ser balanceada con las demás, debido al tamaño insuficiente del orificio que lo produce. (Digitaciones de resonancia son aquellas en las que se tapan orificios extra para incrementar la capacidad de la cámara y mejorar el timbre y/o la afinación de una nota determinada).
  2. el desempeño de la llave 12 como portavoz tampoco es el ideal, porque un portavoz eficiente debería tener un orificio más pequeño y ubicado más arriba en el cuerpo del instrumento, para mejorar así la afinación de las duodécimas.

El sistema alemán ha resuelto este problema hace décadas, creando un orificio especial para el Si bemol 2 y otro para el portavoz, cada uno con su tamaño y ubicación acústicamente ideales y ambos operados por una llave de doble acción que se maneja, como siempre, con el pulgar izquierdo. A esta llave se la suele llamar "portavoz doble".

Las otras tres notas del registro de garganta también requieren digitaciones de resonancia para su optimización. Éstas varían mucho entre instrumentos y ejecutantes; una vez descubiertas nuestras propias digitaciones óptimas, debemos incorporarlas a la técnica diaria.

 

Afinación

La siguiente ilustración nos muestra la afinación del clarinete moderno en los registros grave, de garganta, agudo y sobreagudo:

Esta configuración existe, en mayor o menor grado, en todos los clarinetes. Es tarea del clarinetista corregir la afinación, con la ayuda de tres métodos principales:

  1. Control de embocadura: consiste en apretar o aflojar (y también adelantar o llevar hacia atrás) el labio inferior contra la lengüeta para subir o bajar la afinación. Esto permite que vibre una menor o mayor porción de la lengüeta, de acuerdo con la acústica: un cuerpo vibrante pequeño tiene más potencial de vibración que uno más grande, produciendo un sonido más agudo. Un ejecutante hábil puede hacer mucho para balancear la afinación nota a nota con control de embocadura.
  2. Modificaciones de digitación: sorprendentemente poco utilizado por muchos (salvo en el sobreagudo, donde es imprescindible), este método implica dejar parcialmente de lado la tradicional tabla de posiciones asimilada en nuestros primeros años de estudio y utilizar digitaciones cruzadas (digitaciones que fuerzan a la columna de aire a salir por dos o más orificios en vez de uno), obturación parcial de orificios, el uso de llaves no habituales, etc. Se trata de crear digitaciones diferentes para cada nota que lo requiera: cualquier digitación es buena para cualquier nota, si sirve para producirla con la mayor exactitud y calidad posibles, en un contexto determinado.
  3. Modificaciones de la cavidad bucal a través del desplazamiento de la base de la lengua: este método reemplaza y/o complementa el control de embocadura.
 

Diferencias de presión

El desbalance de presiones de aire en distintas partes de la cámara afecta notablemente a los registros. El clarinete tendrá un timbre consistente en toda su extensión siempre y cuando estas diferencias de presión se tengan en cuenta y sean balanceadas entre sí.

El desequilibrio de presiones se debe a las proporciones de la cámara. Para entenderlo con más claridad, volvamos a examinar las notas del registro de garganta.

Habiendo corregido ya el Si bemol 2 con digitaciones de resonancia, encontramos necesario hacer lo mismo con el Sol 2 , Sol sostenido 2 y La 2. La razón no es la misma que para el Si bemol 2 , porque en estas otras notas los orificios son del tamaño adecuado y están en el lugar correcto. De hecho son los únicos orificios para cuya ubicación y tamaño el fabricante tiene mucha más libertad que en el resto del instrumento, porque cada uno de ellos cumple una sola función principal. La causa de la pobre calidad de sonido que producen se debe a la baja presión de aire que hay en esa parte del tubo: la relación largo/diámetro en la cámara del clarinete varía mucho de un extremo a otro, al contrario de los otros instrumentos de lengüeta, que son cónicos. En el oboe, por ejemplo, esta relación es casi constante: si tocamos una nota producida por un orificio distante unos 12,5 cm. de la caña, la cámara en ese punto tendrá 6,5 mm. de diámetro aproximadamente; si tocamos una nota mucho más grave, con un largo de tubo de cerca de 50 cm., la cámara tendrá un diámetro de unos 25 mm. Por lo tanto, la relación largo/diámetro de la cámara del oboe es de 20:1 para todo el instrumento.

En el cilíndrico clarinete todo cambia: toquemos el La 2 , con un largo de tubo de unos 13 cm. y un diámetro de 14,5 mm. y tendremos una relación largo/diámetro aproximada de 10:1. Luego, toquemos el Re 2; el largo del tubo en funciones es de unos 50 cm. y el diámetro de la cámara continúa en 14,5 mm. La relación es ahora de cerca de 40:1.

Esta diferencia de presiones es la verdadera causa de una de las dificultades primarias en el aprendizaje del instrumento:

La dificultad no radica en la acción del portavoz y la consecuente aparición de nuevos parciales, porque si éstos ofrecieran la misma resistencia a la corriente de aire, no representarían un problema. Tampoco hay una dificultad real para los dedos en este pasaje. El legato La 2 - Si 2 será siempre "duro de tocar" si no se tiene en cuenta la diferencia de presiones entre ambas notas: el La 2 , debido al tubo corto y ancho que utiliza, tiene una presión de aire muy baja. El Si 2 , con su relación largo/diámetro de 40:1, es un sonido muy denso con alta presión natural, en total contraposición con el sonido precedente.

Hemos examinado la más notoria de las diferencias de presión, pero es sólo un ejemplo.

Como el portavoz del clarinete no funciona por octavas sino por duodécimas, las áreas de presión están distribuidas en su registro de un modo aparentemente aleatorio. En realidad son muy lógicas en relación a las partes del tubo respectivas (alta presión en el extremo inferior y baja en el superior) pero cuando observamos estas áreas en forma sucesiva ofrecen un aspecto más complejo:

La única manera en que podemos moldear estas áreas de presión en un sonido musical consistente es sabiendo qué esperar de cada nota en relación con sus vecinas y balancearla con éstas. Con una buena práctica, este procedimiento debe convertirse en una operación automática.

 

Transposición

Un clarinete en Si bemol es aquél que cuando toca un Do escrito produce un Si bemol real. Un clarinete en La es aquél que cuando toca un Do escrito, produce en realidad un La. Algo similar sucede con cada una de las tonalidades en que los demás miembros de la familia del clarinete están construidos, a saber: clarinetes en La bemol, en Sol, en Mi bemol, en Re y en Fa. El clarinete en Do, como su nombre lo indica, no es un instrumento transpositor.

El uso de por lo menos dos clarinetes diferentes ya era de práctica en los primeros años de la historia del instrumento, cuando era casi imposible tocar en tonalidades con muchas alteraciones debido a la falta de llaves suficientes. Con el tiempo se llegó al uso de dos clarinetes tocando en las tonalidades que les traían menos complicaciones técnicas y de lectura.

Los compositores que usan la tonalidad en su música deberían saber que el empleo adecuado de solamente dos instrumentos (en Si bemol y en La) puede cubrir todas las tonalidades. (Recordemos que ahora estamos hablando específicamente del clarinete soprano en Si bemol y en La, que es el instrumento más representativo de la familia. La existencia de los clarinetes "piccolos" y los clarinetes graves está más que justificada por su tesitura).

El siguiente ejemplo muestra la escritura para clarinete en Si bemol. Schubert, Octeto en Fa Mayor Op. 166, 3er. Movimiento. Nótese que el clarinete toca las mismas notas que la viola (a la octava). Obsérvense las diferentes armaduras de clave:

Mozart: Concierto en La Mayor KV 622, 1er. Movimiento. El clarinete en La toca al unísono con los primeros violines. Nótense las diferentes armaduras de clave:
 

Música contemporánea

Las características acústicas del clarinete, incluyendo las que resultan bastante contraproducentes para el repertorio tradicional y, muchas veces, especialmente estas últimas, encuentran en la música de nuestros días un campo de acción que compositores e instrumentistas exploran desde hace muchos años.

Multifónicos y microtonos, entre muchas otras posibilidades, están a disposición del clarinetista moderno, quien debe incorporarlas a su técnica e investigar seriamente en este ámbito.

 


EVOLUCION

 

Ancestros y parientes en el mundo

Desde la prehistoria hasta la actualidad encontramos numerosos instrumentos de viento de lengüeta simple que pueden considerarse tanto ancestros como parientes vivos del clarinete, porque en muchos casos continúan siendo usados en sus regiones y culturas originarias.

Se muestran a continuación algunos de ellos:

 

ALBOKA (País Vasco)

 
 

ARGHOUL (Egipto)

 
 

LAUNEDDAS (Cerdeña y Abruzzos)

 
 

PUNGI (India)

 
 

PIBGORN (Gales)

 

En algunos de estos instrumentos (alboka, pungi, pibgorn) la lengüeta no está a la vista, porque se encuentra dentro de una cámara de resonancia integrada al tubo.

En otros (arghoul, launeddas) la lengüeta es un desprendimiento del tubo, cortado longitudinalmente y unido al mismo por un extremo; en este caso, la cámara de resonancia es la boca del ejecutante:

 

El chalumeau

Hay muchas incógnitas acerca del antecesor directo del clarinete. Aunque se cuenta con varios dibujos y pinturas del siglo XVII que lo describen, ningún ejemplar original ha llegado a nuestros días.

Réplica moderna por Moeck

Los chalumeaux se construían en cuatro tamaños: soprano, contralto, tenor y bajo, abarcando entre todos un rango de tres octavas.

Su repertorio conocido corresponde al período Barroco.

 

Boismortier: Suite en Sol menor

 
Chalumeau tenor: Hans-Joachim Fuss
 

Telemann: "Kleine Kammermusik"

 
Chalumeau tenor: Hans-Joachim Fuss - Clave: Marcelo Fagerlande
 

Denner

De acuerdo con la documentación disponible hoy en día, el chalumeau dio origen al clarinete gracias a Johann Christian Denner, alrededor del año 1700.

La primera referencia conocida a Denner y el clarinete se debe a J. S. Doppelmeyer en su "Historische Nachricht von den Nurbürgischen Mathematicis und Künstlern" de 1730: "Al comienzo del presente siglo, él [Denner] inventó una nueva suerte de tubo, el así llamado Clarinette, para gran satisfacción de los amantes de la música [...] y finalmente, como resultado de su invención, produjo chalumeaux en una versión mejorada"

Esta referencia es confusa, porque

  1. habla de chalumeaux mejorados posteriores a la aparición del clarinete;
  2. lamentablemente carecemos de chalumeaux originales sin mejorar que nos permitan hacer las correspondientes comparaciones.

Lo más probable es que ambos instrumentos hayan coexistido durante cierto tiempo.

 

El clarinete, como instrumento aparte del chalumeau, surgió cuando Denner extendió el registro del chalumeau usando sus mismas digitaciones, pero "cortando" la columna de aire en su parte superior por medio de un pequeño orificio tapado o destapado a voluntad por una llave (el portavoz) y obteniendo así un registro agudo a una duodécima del sonido fundamental, produciendo un instrumento con esta extensión:

Podemos convenir en que ya existían clarinetes como tales a partir de la segunda década del siglo XVIII. Denner y su hijo perfeccionaron el registro agudo con La introducción de varias mejoras:

1. Redujeron el orificio del portavoz y lo ubicaron más arriba, en una disposición parecida a la moderna. Al La2 lo producía el índice solo y ambas llaves producían un Si bemol 2. El clarinete tenía ahora este registro:

2. Aumentaron el tamaño de los orificios previamente usados para Sib1 y Fa2 de modo que produjeran Si 1 y Fa sost. 2.

3. Para solucionar la seria carencia de un Si 2 se extendió el registro grave hasta el Mi1, incorporando la duodécima que producía con ayuda del portavoz. El Mi grave fue acústicamente muy ventajoso, porque produjo el alargamiento del tubo y la formación de la campana.

El clarinete había alcanzado su forma actual y ya tenía un registro diatónico completo de casi tres octavas, con algunos sobreagudos además. Pero algunos semitonos eran muy pobres o directamente imposibles de producir. Curiosamente, tanto clarinetistas como fabricantes se resistían a incorporar nuevas llaves para facilitar la técnica, a pesar de lo evidente de su necesidad. En realidad, tenían buenas razones para adoptar esta actitud: las llaves de la época tenían zapatillas de fieltro como agente obturador, por lo que muchos pensaban que un clarinete con más de tres llaves sería imposible de tocar debido a las pérdidas de aire.

Posiblemente los primeros conciertos para clarinete fueron compuestos por Johann Melchior Molter, maestro de capilla de Durlach. Datan de 1747 y fueron escritos para un instrumento de tres llaves en Re.Otras obras tempranas fueron las seis Sonatas para clarinete, fagot y clave de C .P. E. Bach y el Concierto en Si bemol mayor de Johann Stamitz.

 

Vivaldi: Concierto para 2 Oboes y 2 Clarinetes RV 559, I Movimiento

 
 

J. M. Molter: Concierto N° 3 (I Movimiento)

 
Igor Fedorov (clarinete en Re), "Pocket Symphony" ensemble, N. Kojukhar
 

Johann Stamitz: Concierto para clarinete en Si bemol mayor

 
 

Alrededor de 1770 los instrumentos de cinco llaves ya eran de uso generalizado y fueron los clarinetes para los cuales Haydn, Mozart y Beethoven compusieron. Las nuevas llaves estaban en la parte inferior (producían las duodécimas Fa #1 /Do # 2 y Sol #1 /Re #2 ). Fueron el resultado de experimentos llevados a cabo por varios instrumentistas y artesanos quienes, a lo largo de las tres décadas siguientes, continuaron realizando mejoras, entre las que podemos mencionar dos llaves más: Do # 1/Sol # 3 y Mib1/Sib3.

Beethoven: Trío Op. 38

 
Nicole van Bruggen clarinete, Thomas Pitt violoncello, Anneke Veenhoff fortepiano
 

Müller

Desde muy joven, Iwan Müller desarrolló una importante carrera de virtuoso.

En 1812 presentó ante una comisión del Conservatorio de París un instrumento de trece llaves de su invención, proclamando que su nuevo mecanismo hacía al clarinete capaz de tocar fácilmente en todas las tonalidades, por lo que lo llamó "clarinette omnitonique".

La idea básica de Müller era que cada semitono tuviera su correspondiente orificio, idea que puede parecernos obvia hoy en día, pero a comienzos del siglo XIX no lo era en absoluto y constituyó un concepto verdaderamente revolucionario.

Sus métodos fueron muy innovadores:

1. los bordes de los orificios estaban biselados para optimizar su obturación;

2. revistió las zapatillas de fieltro con cuero y las instaló en tazas huecas soldadas al extremo de cada llave y montadas de modo que
permitieran un suficiente desahogo del sonido;

3. colocó resortes más fuertes, consiguiendo así una mecánica más ágil;

4. dispuso las llaves de manera más lógica y ergonómica;

5. hizo la curva de la abertura de la boquilla más pronunciada y modificó la caña, haciéndola más delgada y por lo tanto más adaptable a la nueva curva de la boquilla, lo que permitía una mayor libertad y variedad de articulación.

Detalles:

El "clarinette omnitonique" fue rechazado por el Conservatorio de París: al asegurar Müller que su instrumento podía tocar fácilmente en cualquier tonalidad, parecía que en el futuro sólo sería necesario el clarinete en Si bemol. Los músicos del Conservatorio, educados en la creencia de que cada clarinete tenía su propio carácter y sonido de acuerdo con la tonalidad en que se lo construía, decidieron que esos caracteres supuestamente diversos tenían un valor musical significativo y debían ser preservados.

No fue una actitud tan arbitraria como parece y es un tema de discusión que continúa abierto: ¿qué clarinetista serio tocaría hoy, por ejemplo, el Concierto de Mozart o el Quinteto de Brahms transportándolos con el clarinete en Si bemol?

A pesar del rechazo inicial, el instrumento tuvo gran aceptación en toda Europa. Aportes posteriores de grandes artesanos como Simiot, David y otros hicieron que, durante la primera mitad del siglo XIX, el clarinete de Müller fuera la opción casi universal para la mayoría de los clarinetistas.

Fue con este instrumento en mente que Mendelssohn, Schumann, Schubert, Spohr y Weber, entre tantos otros, compusieron sus conciertos y obras de cámara para clarinete.

Weber: Quinteto Op. 34, IV movimiento

 
Karl Leister (clarinete) y miembros de la Berliner Philharmoniker
 

Klosé

Hyacinthe Klosé fue el creador del que se conoce como "clarinete sistema Boehm", instrumento usado por la mayoría de los clarinetistas de casi todo el mundo.

Pocos años antes del trabajo de Klosé, Theobald Boehm perfeccionó el diseño de la flauta con orificios adecuadamente desahogados y ubicados en los lugares acústicamente correctos. Un derivado de estas ideas fue la invención de un sistema de anillos por medio del cual un dedo, al tapar un orificio, movía a la vez un anillo que simultáneamente accionaba una llave que tapaba otro orificio más lejano. El resultado de esta invención fue que los dedos podían tapar orificios que estaban fuera de su alcance, de modo que los mismos no tuvieran que ser demasiado pequeños y/o estar mal ubicados para acomodarse a la estructura de la mano.

Esta fue la base del trabajo de Klosé, pero la subdivisión del registro se encaró de manera distinta que en la flauta, debido a las diferencias acústicas entre ambos instrumentos. Por lo tanto, "sistema Boehm" no es una denominación realmente apropiada.

El número de llaves del clarinete de Klosé era el mismo que en la mayoría de los instrumentos actuales: 17 llaves y 6 anillos para controlar 24 orificios.


Basado en su nuevo sistema, Klosé desarrolló su célebre Método que, enriquecido con los sucesivos aportes de instrumentistas y pedagogos a lo largo del tiempo, continúa siendo hoy en día la base de la escuela francesa de clarinete.

Debussy: Primera Rapsodia

 
Han Kim (clarinete), Woori Ko (piano)
 

Evolución del sistema Müller

Carl Bärmann (hijo de Heinrich Bärmann, dedicatario de las obras para clarinete de Carl Maria von Weber) modificó algunas de las llaves y agregó nuevas, en colaboración con el artesano Hottensteiner. Coronó su trabajo, en forma análoga a Klosé, con su Método, que es la base de la escuela alemana hasta nuestros días.

En el siglo XX, Oskar Oehler hizo una concienzuda reelaboración del sistema heredado, llevándolo a tal nivel de eficiencia que el Sistema Oehler es sinónimo del clarinete alemán actual.

 

El sistema Albert

Desarrollado por Eugène Albert (discípulo de Adolphe Sax, quien, además de ser el inventor del saxofón, hizo aportes importantes al sistema Müller), este sistema fue muy utilizado por los clarinetistas de jazz de comienzos del siglo XX como Sidney Bechet, Barney Bigard, Johnny Dodds, Jimmie Noone y Omer Simeon.

Se sigue usando actualmente en ese género y también en la música judía, gitana y la música popular de los Balcanes, Turquía y el Cáucaso.

 
 
 
 

El clarinete en el jazz y la música popular

El aporte del clarinete al jazz y la música popular es riquísimo y muchas veces ha sido fuente de inspiración para compositores "clásicos", como Aaron Copland y Leonard Bernstein entre muchos otros.

A continuación se ofrecen algunos ejemplos.

 

Artie Shaw: "Nonstop Flight"

 
 

Benny Goodman: "Memories of You"

 
 

Panchito Cao: "Armenonville"

 
 

Buddy De Franco: "Yesterdays"

 
 

Ivo Papazov and his Wedding Band

 
 

Eddie Daniels: "Solfegietto/Metamorphosis"

 
 

New York Gypsy All Stars

 
 

Paquito D'Rivera: "I remember Dizzy"

 

 


OTROS MIEMBROS DE LA FAMILIA

 

Clarinete sopranino

Puede estar en La bemol o en Sol y su tesitura es de una séptima menor más aguda que los clarinetes soprano en Si bemol y La respectivamente. El clarinete en La bemol era habitualmente usado hasta mediados del siglo XX en bandas españolas e italianas.

El sopranino en Sol aparece en pequeños ensambles austríacos de música popular.

Béla Bartók usa el clarinete en La bemol en su Scherzo para piano y orquesta Op. 2. También integra la orquesta del "Celtic Requiem" (1969) de John Taverner. Varias obras orquestales y de cámara del compositor contemporáneo alemán Hans-Joachim Hespos usan este instrumento.

 

Clarinete soprano en Mi bemol y en Re

También llamado "requinto", el clarinete en Mi bemol suena una tercera menor más agudo que las notas escritas. El clarinete en Re suena una segunda mayor más agudo que las notas escritas. Ambos son usados en orquestas sinfónicas, bandas y ensambles de clarinetes.

 
Solista: Ayako Oura
 

Clarinete soprano en Do

Es el único instrumento de la familia que no es transpositor. Las notas reales que toca corresponden a las notas que lee.

Gran parte del repertorio orquestal, de cámara y operístico clásico-romántico incluye partes originales para clarinete en Do. Actualmente, éstas suelen transportarse con el clarinete en Si bemol.

 
 

Clarinete di bassetto

Es un clarinete soprano en La con su parte inferior modificada para extender el registro cromáticamente hasta el Do grave escrito. Se conocen escasos ejemplares en Si bemol.

Tal como ocurre con el chalumeau, ningún clarinete di bassetto original llegó a nuestros días. Pero en este caso se sabe con certeza que Anton Stadler, dedicatario de las grandes obras para clarinete de Mozart, lo utilizó.

Investigadores como Oskar Kroll y otros notaron la inusual disposición de algunas frases en las ediciones modernas del Concierto KV 622 y en menor grado del Quinteto y los obbligati de "La Clemenza di Tito" y concluyeron que Mozart originalmente había escrito para un clarinete que se extendía hasta el Do grave escrito y que por ejemplo la frase que ahora se toca así:

fue originalmente escrita y tocada así:

El manifiesto interés y predilección de Mozart por las notas graves del clarinete y el hecho de que Anton Stadler (el clarinetista a quien Mozart dedicó su Concierto) tocaba un clarinete di bassetto en cuya invención y fabricación había participado, seguramente influyeron para que se decidiera por un clarinete extendido en La. Esta versión revisada ha recibido la creciente atención de varios editores y clarinetistas en las últimas décadas.

Esto no significa que un clarinete extendido moderno sea realmente igual al de Stadler (así como no lo es un clarinete actual al instrumento de cinco llaves), pero lo que sí tiene en común con su antepasado es la posibilidad de interpretar la música de Mozart con más fidelidad que cualquier otro clarinete.

Clarinete di bassetto moderno Réplica de un instrumento del S. XVIII
 
 
Clarinete di bassetto: Sharon Kam
 
 
Clarinete di bassetto: Eric Hoeprich
 

Clarinete contralto

El clarinete contralto está en Mi bemol y también se lo conoce como clarinete tenor. Por registro y tamaño está entre el clarinete soprano y el clarinete bajo. Su forma lo asemeja mucho al corno di bassetto, pero además de estar en Mi bemol y no en Fa, se diferencia de aquél en que carece de un registro grave extendido y tiene una cámara más grande. Su uso se limita casi exclusivamente a las bandas y ensambles de clarinetes.

 
Clarinete contralto: Kiyoshi Arai
 

Corno di bassetto

El corno di bassetto es un clarinete en Fa que suena una cuarta por debajo del soprano en Si bemol y cuyo registro grave se extiende hasta el Do escrito

En los instrumentos de los siglos XVIII y XIX el largo de tubo extra necesario a menudo se acomodaba plegado sobre sí mismo dentro de una caja, reduciéndose así el largo del instrumento a proporciones manejables. Luego y hasta hoy se adoptó la forma de un tubo continuo, aunque cierta curvatura ha permanecido para poner los orificios y las llaves al alcance del ejecutante.

 
 

Clarinete bajo

El clarinete bajo está en Si bemol y suena una octava más grave que el clarinete soprano en Si bemol. Tiene un registro grave extendido hasta el Mib o el Do graves, según el modelo.

Existen clarinetes bajos en Do y en La, pero son extremadamente raros.

Es un integrante permanente de las bandas y se lo usa habitualmente en la orquesta sinfónica desde mediados del siglo XIX. En los últimos años fue adquiriendo un rol cada vez más importante como instrumento solista, en música de cámara y en el jazz.

 

Clarinete bajo contra-alto

Está en Mi bemol y suena una octava más grave que el clarinete contralto. Se lo usa principalmente en bandas sinfónicas, ensambles de clarinetes y música para cine.
 
 

Clarinete contrabajo

Es el integrante más grave de la familia de los clarinetes, está en Si bemol y suena una octava más grave que el clarinete bajo.

Su repertorio es principalmente contemporáneo y del siglo XX, con obras de Donatoni, Grisey, Henze, Martino, Messiaen, Stravinsky y otros.

 

 


RAREZAS

 

"Clarinette d'amour"

Era un clarinete en Sol (también se conocen ejemplares en Do, La y Fa). Tuvo cierta popularidad en Europa Central en el siglo XVIII, pero a mediados del siglo XIX ya era considerado obsoleto.

Se conjetura que el clarinette d'amour fue el antecesor del corno di bassetto, con el cual compartía características de cámara chica y tesitura grave.

 

Clarinete en cuartos de tono

Es un instrumento experimental diseñado para tocar música que usa intervalos de un cuarto de tono. Los cuartos de tono pueden producirse en un clarinete convencional por un ejecutante hábil y entrenado, usando digitaciones especiales. Sin embargo, tales digitaciones pueden ser imprecisas y a veces imposibles en pasajes rápidos.

El fabricante alemán Fritz Schüller (1883-1977) creó el clarinete en cuartos de tono en un intento de resolver ese problema. Consiste en una sola boquilla conectada a dos cámaras paralelas, una ligeramente más larga que la otra de manera que afinen a un cuarto de tono de diferencia. Un solo juego de llaves controla los orificios de ambas cámaras simultáneamente mientras una válvula permite cambiar rápidamente de una a otra.

Alois Hába y Viktor Ullmann compusieron música para este clarinete.

 

Saxonette

Es un clarinete soprano en Do, sistema Albert. Se fabricó en Estados Unidos y carece de un repertorio propio.

Es posible que este instrumento haya sido diseñado para saxofonistas de música popular con el clarinete como segundo instrumento, porque el sistema Albert tiene algunas (sólo algunas) digitaciones parecidas a las del saxofón.

 

"Sistema" Mazzeo

No es del todo correcto llamarlo sistema, porque en realidad se trata de un clarinete sistema Klosé con llaves y combinaciones extras.

Inventado por el clarinetista estadounidense Rosario Mazzeo en la década de 1960, sus principales características son:

1. el Si bemol 2 se produce usando la llave 10 más a) cualquier combinación de los dedos índice y anular de la mano izquierda o b) los dedos índice, medio y anular de la mano derecha que accionan un puente que abre la llave 10 bis; las mismas digitaciones, sin la llave 10, producen el La 2. El sistema permite usar opcionalmente las digitaciones tradicionales;

2. una llave extra para Mi bemol 1/Si bemol 3 que se puede activar con el pulgar, índice o anular izquierdos o con la llave 6. Una llave articulada Si bemol 1/Fa 3 - Do sost.1/La bemol 3;

3. el anillo del pulgar izquierdo está cubierto por una taza plana enzapatillada;

4. la campana no tiene anillo de metal y es menos cónica.

 

Sistema McIntyre

En la década de 1950, Thomas y Robert McIntyre trabajaron en una nueva configuración que (proclamaban) eliminaría los problemas derivados del cambio de registro, modificando radicalmente las digitaciones del registro de garganta.

Estos cambios fueron más problemáticos que las dificultades que intentaban resolver, porque el mecanismo le agregaba mucho peso al clarinete y las nuevas llaves obligaban a reaprender la digitación de la mano izquierda casi desde cero.

Los McIntyre vendieron sus clarinetes a pequeña escala y actualmente sólo se encuentran en museos y colecciones privadas.

 


REPERTORIO

 

Un repertorio básico

El repertorio del clarinete es demasiado amplio como para detallarlo aquí. He preferido elaborar una lista mínima de obras que, a mi criterio, todo clarinetista debería tener en su repertorio (o al menos en su atril...), sea por su trascendencia musical o por sus exigencias técnicas.

También aspira a ser una lista representativa del rol del clarinete en la música occidental desde el siglo XVIII hasta nuestros días y puede ser una referencia para quienes, no siendo clarinetistas, quieran tener información objetiva sobre el clarinete y sus características musicales más importantes.

Insisto en que esta lista es mínima y sin duda tiene una inevitable dosis de subjetividad.

 

Métodos y libros de técnica

  • BÄRMANN: Estudios Diarios
  • BURKE: "Clarinet Warm-Ups"
  • HAMMELIN: Escalas y Ejercicios para el Clarinete
  • JEAN JEAN: El Vade-Mecum del Clarinetista
  • KLOSÉ: Método Completo
  • KLOSÉ: El Mecanismo Superior (del Método Completo)
  • RUSSIANOFF: Método de Clarinete
 

Estudios

  • BACH - DELECLUSE: 15 Estudios Adaptados al Clarinete
  • CAVALLINI: 30 Caprichos
  • GAMBARO: 20 Caprichos
  • JEAN JEAN: Estudios Modernos
  • KLOSÉ: Estudios de género y mecanismo
  • KLOSÉ: 14 Estudios
  • PÉRIER: 20 Estudios de Virtuosidad
  • ROSE: 32 Etudes d'après Ferling
  • ROSE: 26 Etudes d'après Mazas et Kreutzer
  • STARK: 24 Estudios de Virtuosidad
 

Clarinete solo

  • BERIO: Lied, Sequenze IX
  • BOULEZ: Domaines (versión para clarinete solo)
  • DENISSOW: Sonata para clarinete solo
  • STOCKHAUSEN: "In Freundschaft"
  • STRAVINSKY: Tres piezas para clarinete solo
 

Clarinete y piano

  • BERG: Cuatro Piezas
  • BRAHMS: Sonatas Op. 120 N° 1 y N° 2
  • DEBUSSY: Primera Rapsodia (versión para clarinete y piano), "Petite Pièce"
  • POULENC: Sonata
  • SAINT-SAËNS: Sonata
  • SCHUMANN: Piezas de fantasía Op. 73
  • WEBER: Gran Dúo Concertante
 

Música de cámara

  • BARTÓK: Contrastes
  • BEETHOVEN: Septimino Op.20
  • BOULEZ: "Domaines" (versión completa)
  • BRAHMS: Trío Op. 114, Quinteto Op. 115
  • MESSIAEN: Cuarteto para el Fin del Tiempo
  • MOZART: Kegelstatt Trio KV 498, Quinteto KV 581
  • SCHUBERT: El Pastor en la Roca D 965, Octeto D 803
  • STRAVINSKY: La Historia del Soldado
  • WEBER: Quinteto Op. 34
 

Obras solísticas con orquesta

  • COPLAND: Concierto para clarinete
  • CORIGLIANO: Concierto para clarinete y orquesta
  • DEBUSSY: Primera Rapsodia (versión con orquesta)
  • FRANÇAIX: Concierto para clarinete y orquesta
  • MOZART: Concierto KV 622
  • NIELSEN: Concierto Op. 57
  • ROSSINI: Introducción, tema y variaciones para clarinete y orquesta
  • SPOHR: Los cuatro conciertos
  • WEBER: Concertino Op. 26, Conciertos Op. 73 y 74
 

Solos y pasajes orquestales

  • BARTÓK: El Mandarín Maravilloso, El Príncipe de Madera, Suite de Danzas, Concierto para Orquesta
  • BEETHOVEN: Las nueve sinfonías, Conciertos N° 1, N° 3 y N° 5 para piano y orquesta, Concierto para violín
  • BRAHMS: Las cuatro sinfonías, Variaciones sobre un tema de Haydn, Obertura Trágica, Obertura para un Festival Académico, los conciertos para piano, concierto para violín
  • BRUCKNER: Sinfonías N° 4, N° 7 y N° 8
  • DEBUSSY: Iberia, Nocturnos, La Mer, Prélude à l'après-midi d'un faune
  • DVORÁK: Sinfonías N° 5, 7 y 8; Danzas Eslavas; concierto para cello en Si menor
  • KODÁLY: Danzas de Galanta
  • LISZT: Los Preludios, conciertos para piano N° 1 y N° 2
  • MAHLER: Todas las sinfonías, La Canción de la Tierra
  • MENDELSSOHN: Sinfonías 3 y 4, La Gruta de Fingal, Sueño de una Noche de Verano
  • MOZART: Las sinfonías, oberturas, óperas y conciertos para piano con parte de clarinete
  • MUSSORGSKI: Una Noche en el Monte Calvo
  • PROKOFIEV: Pedro y el Lobo, Sinfonía N° 5, Sinfonía Clásica, Romeo y Julieta 1 y 2
  • PUCCINI: "Tosca", "La Bohème", "Madame Butterly"
  • RACHMANINOV: Sinfonía N° 2, Concierto para piano N° 2, Danzas Sinfónicas
  • RAVEL: Daphnis y Chloe, Tzigane, Rapsodia Española, Le Tombeau de Couperin
  • RIMSKI-KORSAKOV: Scheherazade, Capricho Español, El Gallo de Oro
  • SCHUMANN: Sinfonía N° 4, Concierto para piano
  • SHOSTAKOVITCH: las 15 sinfonías
  • STRAUSS: Todos los poemas sinfónicos, Sinfonía Alpina, El Caballero de la Rosa
  • STRAVINSKY: El Pájaro de Fuego, Petrouchka, La Consagración de la Primavera
  • TCHAIKOVSKI: Sinfonías N° 4, 5 y 6, Francesca da Rimini, Mozartiana, Cascanueces
  • VERDI: Oberturas de "Luisa Miller" y "La Forza del Destino", "Falstaff"
  • WAGNER: Lohengrin, Parsifal, Tannhäuser, Tristán e Isolda, la Tetralogía

 


BIBLIOGRAFIA

 

A quienes deseen profundizar en los temas expuestos les sugiero consultar las siguientes fuentes:

 

Textos

 

BAINES, Anthony: "Woodwind instruments and their history" - Dover, New York. ISBN 0-486-26885-3
BRYMER, Jack: "Clarinet" - McDonald & James, London, 1976. ISBN 1-871082-12-9
GIANCOLA, Paula: "Las consecuencias de las ideas modernas de progreso en las transformaciones de los instrumentos musicales y el caso del chalumeau en los siglos XVII y XVIII" - San Juan, 2007 - En proceso de publicación.
KROLL, Oskar y RIEHM, Diethard: "Die Klarinette. Ihre Geschichte. Ihre Literatur. Ihre grossen Meister" - Bärenreiter, Kassel, 1965. ISBN 978-3-7618-0086-7
LAWSON, Colin: "The Early Clarinet: A Practical Guide" - Cambridge University Press, Cambridge, 2000. ISBN 0-521-62466-5
MASSMANN, Herbert y FERRER, Rodrigo: "Instrumentos musicales - Artesanía y ciencia" - Dolmen Ediciones, Santiago, 1993. ISBN 956-201-195-X
RENDALL, F. Geoffrey: "The Clarinet: Some Notes upon Its History and Construction" - W.W. Norton & Company, 1971 - 2006. ISBN 0-393-02164-5

 

Internet

 

http://www.phys.unsw.edu.au/jw/clarinetacoustics.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Leng%C3%BCeta

http://www.clarinet.org

http://arxiv.org/PS_cache/physics/pdf/0505/0505195v2.pdf

http://test.woodwind.org/Databases/lookup.php/Klarinet/1995/09/000034.txt

http://www.joeallard.org/pedagogy.html

DISCOGRAFIA SUGERIDA

 

20th Century Music For Unaccompanied Clarinet - Denon Records ASIN: B0000034X7
Mozart: Clarinet Concerto; Clarinet Quintet - Delos Records ASIN: B0000006VG
Mozart: The Complete Piano Trios - Philips ASIN: B0000041BU
Richard Stoltzman - Mozart: Clarinet Concerto; Clarinet Quintet - RCA ASIN: B0002DD66U
Romanza: The Art of the Clarinet - Deutsche Grammophon ASIN: B00004SPSX
Brahms: Clarinet Quintet; Clarinet Trio; Clarinet Sonatas - Brilliant Classics ASIN: B000NJM6KA
Works For Clarinet And Piano - Schumann: Phantasiestucke Op. 73; Romanzen
Op. 94 / Debussy: Premiere rapsodie / Poulenc: Sonata / Françaix: Tema con variazioni - Teldec - Elektra / Warner ASIN: B000000S8H
French Clarinet Art - Denon Records ASIN: B0000034YI
Weber: Clarinet Concertos - Dg Imports ASIN: B000001GH6
Harold Wright Recital No. 2 - Boston Records ASIN: B000009PYL
Bartok, Ives, Stravinsky - RCA Records / BMG Music ASIN: B00000E6KU
Beethoven: Septet Op. 20 & Sextet Op. 81B - Polygram Records ASIN: B00000E486
Pierre Boulez: Domaines - Ensemble Musique Vivante - Harmonia Mundi ASIN: B0000007L8
Messiaen-Quatuor Pour la Fin du Temps-Messiaen - Musidisc B000058TKU
Schubert: Lieder - Polygram Records ASIN: B00000E56P
Franz Schubert: Octet in F Major, D.803 - Elektra /Wea ASIN: B000000SKI
Stravinsky: L'Histoire du Soldat - BMG ASIN: B000J10DR0
Brahms, Weber : Clarinet Quintets - RCA ASIN: B000003FTB
Collector's Edition - Sony ASIN: B0000026F3
John Corigliano: Concerto for Clarinet - NewWorld Records ASIN: B0000030D2
Mozart: Concerto for clarinet in A; Debussy: Première Rhapsodie - EMI Classics ASIN: B000026D4F
Clarinet Concertos - Koch Schwann (Germ.) ASIN: B000001SPA
Nielsen: Concerto for Clarinet & Orchestra - Sony ASIN: B0000027N7
Louis Spohr: Die Klarinettekonzerte 2 & 3 - Orfeo ASIN: B00000598A
Spohr: Clarinet Concertos 1 & 4 - Orfeo ASIN: B000005989
The Very Best of Benny Goodman - RCA ASIN: B000050G85
The Essential Artie Shaw - RCA ASIN: B000A6T2EY
Hark: Buddy DeFranco Meets The Oscar Peterson Quartet - Ojc ASIN: B000000Z1O
Eddie Daniels-Breakthrough - Grp Records ASIN: B000008AP6
Romance With The Unseen-Don Byron - Blue Note Records ASIN: B00001IVL6
Balkanology-Ivo Papasov - Hannibal ASIN: B00000061X
Tico! Tico!-Paquito d'Rivera - Chesky Records ASIN: B000003GF1
New King Of Klezmer Clarinet - Buda France ASIN: B001G78TYK
Hüsn-Ü Klarnet: The Joy of Clarinet - Doublemoon ASIN: B000C1YPE4

 

Subir al comienzo de la página